Epílogo: ¿Son los generales, incompetentes, incapaces, o simplemente, serviles?

 

Herederos de Franco: Epílogo

¿Son los generales, incompetentes, incapaces, o simplemente, serviles?

“La verdad es la verdad, dígalo Agamenón o su porquero” (Juan de Mairena)

Antonio Machado, 1936

“Los puestos de libre designación se transforman en puestos de confianza en grado máximo, sujetos a la total discrecionalidad del ministro. Este sistema hace de los generales, rehenes del partido en el poder y no servidores del Estado. Esto es lo que ocurre en los Ejércitos”

Teniente General, en la reserva, Juan Narro Romero, I Foro de la Revista Atenea, 25 de junio de 2009

Nada mas lejos de mi intenciόn comparer a Machado con Juan Narro, pero creo que la sentencia del primero, introduce adecuadamente la del segundo. De alguna forma se puede decir que todos los días 6 de enero comienza un nuevo año militar. El 6 de enero de 2010 comenzó un nuevo año para las Fuerzas Armadas, y con la celebración de la Pascua Militar, el mismo día, se inauguró un nuevo ejercicio, viniendo a ser el acto una especie de termómetro de la temperatura de la defensa nacional, como muchas veces solía ser.

*

La Pascua Militar es una celebración que antaño fue puramente castrense, una reunión del Rey, como Mando Supremo de las Fuerzas Armadas –algo que ya no es por muchas 5 estrellas que ostente-, con una representación de los tres Ejércitos, y que se ha ido convirtiendo cada vez más en un acto político, donde priman la voz del Gobierno y sus representantes. En aquella ocasiόn fue un político –por primera vez-, en este caso la ministra de Defensa, quien, en nombre de los militares, se dirigiό al Rey. No hubo exposición alguna por parte ni del JEMAD ni de ninguna autoridad militar propiamente dicha. A la Sra. Chacón le sobraban. A partir de entonces, solo hablarían los ministros.

En 2017 ha sido nuevamente otra ministra la que ha hablado, y esta vez, además de un discurso grandilocuente centrado en viejas glorias, y de entrar en temas que en España nadie conoce, entre bastidores, y casi parodiando a Adolfo Suárez, ha prometido lo que no se puede prometer. A la Sra. Cospedal también le han sobrado los militares, como no podía ser menos.

En 2010 la ministra hizo un balance del año y aventuró las acciones e intenciones políticas para 2011, llegando incluso a exigir el consenso parlamentario para la nueva Ley de Derechos y Deberes de los militares, consenso que, en ningún caso, parecía haberse buscado con los propios militares -ni siquiera con la cúpula-, que dicho sea de paso estuvo ausente una vez más. Nadie se  atreviό a decirle a la ministra, que los derechos y deberes de los militares estaban ya claramente definidos en todos los reglamentos, empezando por las Reales Ordenanzas, siguiendo por todos los manuales diversos que se estudian en todas las Academias militares, y acabando en el propio Código de Justicia Militar, y que la citada Ley de Derechos y Deberes debería, sin duda,  referirse  major a los políticos que están ciertamente muy necesitados de que se los recuerden. Un discurso de la ministra que no fue sino un síntoma más de la politización de las Fuerzas Armadas lograda por parte del gobierno socialista del Sr. Zapatero.

María Dolores de Cospedal preside la toma de posesión del nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Fernando Alejandre Martínez

María Dolores de Cospedal preside la toma de posesión del nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Fernando Alejandre Martínez. Fuente: Ministerio de Defensa

Este peligroso proceso fue acelerado ya en su día por Bono y Alonso con el cese de algún que otro general como prueba de fuerza -pero no comenzó con ellos, sino que empezó ya en 1975, y en un claro intento a lo largo de los diversos gobiernos de aplicar la “sintonía” política a los  mandos militares. De ahí el triunfo de los generales y almirantes “políticos”, vinculados hoy al PP, y antes  al PSOE, y basta ver el servilismo exhibido entonces por el General Sanz Roldán o por el Almirante Torrente. Y la saga continúa.

Forma parte del proceso natural de las sociedades democráticas que el poder político tenga la última palabra a la hora de decidir sobre la elección de los cargos militares, y asigne éstos a quienes merezcan su plena confianza, pero esta confianza debería fundamentarse en las capacidades militares de los mandos y no en otras “cualidades”. Toda la cúpula militar, así como su credibilidad y confianza, es un referente para los ciudadanos de uniforme o no. ¿Qué pensaban los militares-y los civiles- del entonces JEMAD –General Rodríguez-, que no entraba en el debate sobre la naturaleza de la misión de los efectivos españoles en Afganistán, y que afirmaba que hay que regresar cuanto antes de aquel país, aunque al mismo tiempo estuviera de acuerdo en enviar más soldados, sin equiparlos debidamente, y que respondió con evasivas ante cuestiones delicadas como el secuestro, y fiasco, del atunero Alakrana?

No se pide que los generales entren en disquisiciones políticas que, por lógica, corresponden a los políticos, ni que lancen críticas contra la máxima autoridad civil, pero ciertamente cabe esperar algo más del que se configura como principal asesor militar del Gobierno – y cabeza del EMAD-, el último escalón en el proceso de toma de decisiones de carácter operativo,  dentro de la organización militar, así como del resto de integrantes de la cúpula, cada uno responsable de su ejército respectivo.

Con este panorama, con falsas promesas y politización creciente, con los recursos interpuestos contra la Ley de la Carrera Militar, con el escaso presupuesto de Defensa, y con la celebración de la fiesta de la Pascua Militar se inauguró 2010 para las Fuerzas Armadas. Y solo cabe concluir que estas fuerzas serían cada vez menos fuerzas y menos armadas, gracias principalmente a su cúpula de mando, totalmente pasiva e incapaz. Al final solo fueron bonitas palabras, totalmente huecas, y vacías de todo contenido real y práctico, y que, sorprendentemente, nadie discutió ni puso en tela de juicio.

Durante 2010 las Fuerzas Armadas sufrieron  varias afrentas –como siempre toleradas por sus propios mandos superiores, y en especial por la cúpula militar -, y así la realidad hoy es que el poder político está incrustado en la cadena de mando militar, y en consecuencia, es un hecho su intervención legal de manera imperativa en cuestiones organizativas, técnicas y hasta de régimen interior o de vida, que debieran ser de índole exclusivo de los Ejércitos, circunstancia ésta que seguramente no resistiría un análisis comparativo con la mayoría de las fuerzas armadas de los países aliados de nuestro entorno.

En las Fuerzas Armadas españolas, poco o nada queda ya fuera de la decisión de los políticos de turno. El Régimen Interior, tanto de carácter ordinario como extraordinario, y la Enseñanza Militar, piezas básicas de la institución militar, han sufrido y sufren hoy el permanente libre albedrío de los políticos, de manera legal, claro está, pero con el riesgo de mermar las capacidades físicas, intelectuales y morales en las que deben asentarse la cohesión y la eficacia operativa de los ejércitos. A todo ello consienten los generales.

Fuente: Ejercitos.org

La estrategia secreta de Pablo Iglesias para convertir a Julio Rodríguez en alcalde de Madrid

Aún queda por hacerlo oficial, en Podemos ya dan por hecho que Manuela Carmena aceptará el reto de presentarse como candidata al Ayuntamiento de Madrid en las elecciones municipales de 2019.

La dirección del partido, con Pablo Iglesias a la cabeza, lleva meses dialogando con la alcaldesa, que mostraba dudas sobre optar a la reelección, principalmente por su edad. Tiene 74 años y, de presentarse y ganar, finalizaría mandato al borde de los 80 años. Pero el ‘no’ que daba la alcaldesa cuando se le preguntaba si pensaba optar a una segunda legislatura se ha suavizado decisivamente.

Un mandato corto

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes bien situadas en Podemos, Pablo Iglesias ha planteado a Carmena un mandato corto, de dos años. Con ello, aprovecharía su tirón actual para ganar las elecciones y después preparar su relevo desde dentro del ayuntamiento, aplicado a mitad del mandato.

Esa estrategia la llaman en Podemos ‘hacer un Gallardón’, porque recuerda lo que ocurrió con él cuando era alcalde de Madrid: Rajoy le llamó para ocuparse del Ministerio de Justicia, y tomó el mando del consistorio la número dos de la lista, Ana Botella.

El plan se centra en repetir lo mismo. Por eso, tan importante es para la dirección de Podemos la elección de la número uno como la del número dos. Quien ocupe ese puesto, destinado a convertirse en alcalde de Madrid, debe ser de la total confianza de Pablo Iglesias.

El ex JEMAD Julio Rodríguez

Pablo Iglesias lo tiene claro: el número dos de la lista por Madrid debe ser Julio Rodríguez. El ex JEMAD es una apuesta personal del líder de Podemos, que no ha tirado la toalla pese a los fuertes reveses cosechados como candidato por Zaragoza y Almería.

Rodríguez no fue capaz de obtener un puesto para el Congreso en Zaragoza, donde concurrió en el número dos. Lo intentó posteriormente por Almería, tras un amago de dejar la política que contó ECD, y tampoco lo consiguió: Podemos esperaba sacar dos escaños en esa provincia y se quedó en cero.

El caso de Julio Rodríguez en Almería fue ampliamente estudiado y reflexionado por la cúpula de Podemos y por Pablo Iglesias. Tal como contó ECD, se achacó el fracaso al “boicot” al candidato protagonizado por los sectores más críticos de Izquierda Unida.

La lección de Almería

Los críticos consideraban que el ex JEMAD, no sólo que era un paracaidista, alguien sin arraigo alguno en la provincia, sino que también le castigó su fama de “general de la OTAN”, en una circunscripción de gran tradición antimilitarista. De nada sirvió el apoyo explicito de una figura como Julio Anguita.

La conclusión final y la moraleja extraída de este ha marcado la estrategia actual que la dirección de Podemos ha marcado a Julio Rodríguez en Madrid: tiene ganarse a los sectores críticos de forma discreta y antes de ‘ser alguien’. Y más en concreto antes de figurar en unas listas.

Ganarse fama de conciliador

Según desvelan las fuentes de Podemos consultadas, Iglesias y Rodríguez han trazado un plan para que el ex JEMAD gane una fama de “conciliador y dialogante” en sectores como los anticapitalistas, cada vez más alejados de la línea vertebral de la formación morada.

Rodríguez se ha reunido ya, discretamente, con todos los concejales de Ahora Madrid. Con todos los críticos también. Tiene plenos poderes por parte de la dirección de Podemos para realizar concesiones a los frentes opositores y obtener así su apoyo. De esta manera, Pablo Iglesias quiere garantizar que su presencia en las listas municipales no irá acompañada de críticas de esos sectores.

También ha mantenido contactos con los ‘amigos’. Entre enero y febrero, Julio Rodríguez se ha reunido con cuatro círculos de Podemos de la capital, con la promesa de recoger ideas y propuestas que presentará, en nombre de las bases, para la elaboración del programa político municipal de cara a las elecciones de 2019.

“Hugo Chávez también era militar”

Uno de los apoyos que no ha perdido el ex JEMAD es el del antiguo líder de Izquierda Unida Julio Anguita.

El ex dirigente comunista compartió con Rodríguez un acto sobre militares progresistas, en el que le definió como un militar de “brillante hoja de servicio” y dijo cosas como que Hugo Chávez “también era militar”. Un comentario que ha sido muy criticado en algunos sectores de Podemos.


Fuente: Elconfidencial

La Laureada para la Legión lleva dos años bloqueada por Defensa

Se contó en estas páginas en octubre de 2014. El teniente coronel, y antiguo caballero legionario, José Pérez Recena estaba promoviendo una campaña de recogida de firmas para solicitar al Ministerio de Defensa que reactivara y finalizara los trámites para distinguir a la Legión con una Laureada de San Fernando colectiva para toda la unidad.

No se trataba de iniciar de cero un expediente para dirimir si la Legión había realizado actos que merecieran ser reconocidos como “acciones excepcionales o extraordinarias, individuales o colectivas, siempre en servicio y beneficio de España”, tal y como establece el reglamento de la Real y Militar Orden de San Fernando.

Y es que ya en 1928 -ocho años después de la fundación del Tercio- se inició el llamado juicio contradictorio para esclarecer si la Legión en su conjunto merecía, por distintas acciones de guerra destacadas en la campaña de Marruecos, la Laureada de San Fernando, máxima condecoración militar en España, creada en 1911 por las Cortes de Cádiz.

Diversos avatares y finalmente la Guerra Civil impidieron que ningún gobierno llegara a aprobar de forma definitiva la concesión de la Laureada.

Petición: que tomen ya una resolución

El Confidencial Digital ha podido saber que, a principios de este mes de febrero, el teniente coronel en la reserva Pérez Recena remitió una carta a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, interesándose por el estado de los trámites para aprobar la condecoración.

Se trata de la tercera carta que remite al ministro de Defensa -ahora Cospedal, pero antes Pedro Morenés- preguntando por este asunto, ya que sólo falta por cumplir el último trámite: que el Ministerio de Defensa eleve la propuesta al Consejo de Ministros, que este resuelva su aprobación por real decreto, y que el real decreto de concesión de la Laureada de San Fernando sea firmado por el rey Felipe VI y publicado en el Boletín Oficial del Estado.

Recena, y otros militares interesados en la recuperación del proceso de concesión de esta medalla a la Legión, se muestran extrañados por los retrasos que se están acumulando en este asunto. Y es que  la Asamblea de la Orden de San Fernando había ya aprobado el dictamen positivo sobre esta propuesta de Laureada en septiembre de 2015.

“Carácter de urgente”

Han pasado más de dos años desde que la propia Orden de San Fernando se expresó a favor de conceder la medalla a la Legión. Fuentes consultadas por ECD apuntan que el reglamento vigente de la Real y Militar Orden de San Fernando (aprobado por Real decreto 899/2001, de 27 de julio, y recogido en el BOE número 194, de 14 de agosto) establece que el Consejo de Ministros, previa deliberación, puede adoptar dos resoluciones: bien devolver el expediente al Ministerio de Defensa, “si considera que no han quedado suficientemente esclarecidos los hechos, o que procede el archivo del expediente, o la concesión de otra recompensa distinta”; o bien proponer al rey (soberano de la orden) la concesión de la Laureada por real decreto.

En todo caso, “el plazo máximo para dictar la resolución, contado a partir de la orden de incoación, será de seis meses. En su tramitación, el procedimiento tendrá carácter de urgente y gozará de preferencia en el despacho de cualquier otro asunto”. Por este motivo, el teniente coronel Pérez Recena, y otros militares de alto rango consultados por ECD se extrañan de que hayan pasado dos años y no se sepa nada de la Laureada.

El Confidencial Digital ha contactado con el Ministerio de Defensa para conocer la situación del expediente, y para saber si existía algún motivo que hubiera retrasado al Gobierno para adoptar una resolución, bien concediéndola o bien rechazándola. Al cierre de esta edición no había recibido respuesta alguna de Defensa.

Sin noticias durante dos años

Entre la aprobación del dictamen positivo por la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Fernando, en septiembre de 2015, y el actual febrero de 2018, el teniente coronel Pérez Recena principalmente ha tratado de informarse de por qué el dictamen no llegaba al Consejo de Ministros.

Durante los largos meses de 2016 en que el Gobierno del PP estuvo en funciones por la repetición de las elecciones generales, los impulsores de la Laureada a la Legión no insistieron demasiado en el tema: el Consejo de Ministros sólo despachaba asuntos ordinarios y apenas tomaba decisiones de algún calado político.

Eso sí, el teniente coronel lo comentó con el secretario general técnico del Ministerio de Defensa, cuando este alto cargo visitó a la Legión en Ceuta y ambos coincidieron. Recena le abordó y le entregó un sobre con documentación para recordar que el asunto estaba pendiente de la aprobación final.

Una vez que Mariano Rajoy fue investido de nuevo presidente, en octubre de 2016, Recena volvió a la carga. Escribió una carta a María Dolores de Cospedal, recién nombrada ministra, solicitando una audiencia para, en persona, poder interesarse por el estado del expediente que ya estaba en Defensa.

De Morenés a Cospedal

El gran maestre de la Orden de San Fernando había remitido el expediente en septiembre de 2015, tras recibir el visto bueno de la asamblea. Es decir, el expediente llegó en la época de Pedro Morenés, y cuando Cospedal tomó las riendas del departamento el teniente coronel quiso darle un nuevo impulso.

No hubo respuesta a esa carta, por lo Pérez Recena insistió con otra misiva en febrero de 2017. Tampoco Defensa dio respuesta, pero sí le llamaron de la Orden de San Fernando: se mostraban extrañados porque el ministerio les hubiera derivado su última carta, puesto que ellos ya habían cumplido los trámites que les correspondían estudiando el caso y aprobando el dictamen positivo.

Un año después, y como ya se ha dicho antes, el teniente coronel ha vuelto a escribir una carta a Cospedal para saber qué ocurre con la Laureada a la Legión. Y está dispuesto a emprender nuevas iniciativas para presionar a Defensa y que tome una resolución sobre esta la medalla. En todo caso, asegura que no va a abandonar su empeño por que se concluya el expediente que se inició en 1928, y espera que se resuelva antes de 2020, cuando se cumplirán cien años de la fundación del Tercio de la Legión.

Contactos de altos mandos

El Confidencial Digital ha podido consultar a otros altos mandos del Ejército de Tierra en la reserva que también se han interesado por este asunto. Aseguran que, a través de sus contactos, han conseguido que en el Ministerio de Defensa se haya originado cierto movimiento para conocer qué ha ocurrido con el expediente, que durante dos años ha estado completamente olvidado.

Además, muestran un optimismo cauto de que este nuevo impulso pueda llegar a buen puerto: apuntan que, actualmente, en los puestos de máxima responsabilidad de las Fuerzas Armadas hay militares que conocen la Legión por su experiencia y que pueden tener cierta simpatía por este empeño.

Sin ir más lejos, el Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), el general de Ejército Francisco Javier Varela Salas, pasó por la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión, y entre 2009 y 2011 fue general jefe de la Brigada de la Legión “Rey Alfonso XIII”. Confían en que, si estos altos mandos se implican, se dé el empujón definitivo para que Defensa eleve la propuesta a la Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, de ahí pase al Consejo de Ministros y se apruebe definitivamente la Laureada.

Acciones heroicas que salvaron Melilla

Las acciones de guerra concretas por las que ahora se solicita condecorar a la Legión sucedieron entre 1921 y 1925.

España acababa de sufrir el desastre de Annual, y las recién creadas por José Millán Astray banderas de la Legión se distinguieron por su valor y arrojo en los combates, llegando a perder en ocasiones hasta la mitad de los efectivos de alguna bandera. Entre otros logros, consiguió evitar que los rifeños llegaran a amenazar seriamente la ciudad de Melilla. Casabona, Sebt y Ulad Dau, Taxuda, Ambar, Tizzi Azza, Kobba Darsa, Kudia Tahar… son nombres de lugares donde tuvieron lugar algunas de estas acciones memorables para la Legión.

Durante el juicio contradictorio, el juez llamó a declarar a un gran número de testigos -legionarios, otros militares españoles, rifeños, marroquíes-, que detallaron lo que vieron en los combates en los que destacaron los legionarios. El juez concluyó que habían actuado con extraordinario valor y disciplina, y que habían sufrido más de 2.000 muertos y 6.000 heridos, lo que suponía más de un tercio de bajas respecto del total.

Con la Guerra Civil el expediente se perdió presuntamente. En 2012, José Pérez Recena, al preparar unas conferencias sobre la participación de la Legión en la campaña del Rif en los años 20, comenzó a indagar acerca de este expediente. También colaboraron otros militares como el general de Brigada Carlos Blond Álvarez del Manzano.

Una carta a Felipe VI

Tras iniciar una campaña de recogida de firmas, en octubre de 2014 Recena consiguió hacer llegar una carta al rey Felipe VI durante la recepción de los Premios Princesa de Asturias, en el Hotel Reconquista de Oviedo. Le explicaba sucintamente el tema y le pedía que, como soberano de la Orden de San Fernando, impulsara la reapertura del expediente.

Zarzuela remitió el asunto al Ministerio de Defensa, que derivó la cuestión a la Real y Militar Orden de San Fernando. La primera respuesta de la orden fue que no se había podido encontrar ese expediente sobre la Laureada a la Legión iniciado en 1928.

Pero un mayor empeño por parte de la orden dio resultado. En distintos archivos militares fueron apareciendo desperdigados documentos del expediente: por ejemplo, declaraciones de testigos llamados por el juez que lo instruyó.

Se llegaron a recopilar más de 200 documentos, fechados entre noviembre de 1928 y junio de 1936. Con todo ello, la Orden de San Fernando estudió de nuevo el caso y emitió su dictamen positivo de septiembre de 2015. Además, durante ese proceso Felipe VI se interesó por el estado del expediente de la Laureada a la Legión durante una visita a la sede de la Real y Militar Orden de San Fernando.

Ahora Pérez Recena y otros militares interesados esperan que se adopte pronto una resolución. Son conscientes de que quizá haya reticencias por parte de Defensa a abordar un asunto espinoso, ya que admiten que “la Legión es un cuerpo muy admirado pero también tiene detractores”.

En todo caso, esperan que se conceda la Laureada de San Fernando colectiva a tiempo para el centenario de la Legión Española, en 2020.


Fuente: Elconfidencial

Defensa concede a los militares un día más para asuntos propios

Así lo recoge una resolución de la Subsecretaría de Estado de Defensa, que modifica la Orden Ministerial que regula el régimen de permisos y vacaciones de los militares españoles. Una decisión tomada “con la finalidad de adaptar el régimen de vacaciones y días de permiso por asuntos particulares del personal militar a la normativa que rige para el personal al servicio de la Administración General del Estado”.

En septiembre de 2015 el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas modificó el reglamento de horarios y descansos del funcionariado público, mejorando ligeramente sus condiciones en cuanto a vacaciones. Así, se pasó de 5 a 6 días libres por asuntos propios al año, estableciendo además una escala para aumentar estos días según los años de servicio.

Sin embargo, la normativa no afectó al personal de las Fuerzas Armadas, a quienes se continuó aplicando la orden previa a la modificación general de 2015. Hasta ahora. Con su publicación en el BOE, la nueva normativa establece que los militares pasarán a disfrutar de 6 días libres al año en condición de asuntos propios.

Además se incluyen también las nuevas condiciones para obtener hasta dos días adicionales de permiso por asuntos particulares a aquellos que ya hayan cumplido el sexto trienio de servicio, y un día extra más por cada trienio cumplido a partir del octavo.

También se incluye en la normativa un párrafo nuevo en el que se especifica que  el personal militar podrá distribuir dichos días a su conveniencia, previa autorización de sus superiores y respetando siempre las necesidades del servicio,

Por otra parte, el apartado dedicado a vacaciones modifica igualmente su redacción original: A “las vacaciones se disfrutarán en periodos mínimos de cinco días hábiles consecutivos” se añade “previa autorización y siempre que resulte compatible con las necesidades del servicio, dentro del año natural y hasta el 31 de enero del año siguiente”.


Fuente: Elconfidencial

El ‘Queen Elizabeth’, buque insignia de la armada británica, desembarca en Gibraltar

Desde hace semanas en el Peñón de Gibraltar se especulaba con la posibilidad de que hiciera escala allí el portaaviones ‘HMS Queen Elizabeth’, la nueva joya de la corona de la armada británica y uno de los buques de guerra más grandes del mundo, casi como los portaaviones estadounidenses de la clase Nimitz.

El Confidencial Digital ha podido consultar un documento de la Autoridad Portuaria de Gibraltar, que confirma la llegada del portaaviones británico a la colonia situada en la punta sur de la provincia de Cádiz.

Concretamente, los datos que facilita la autoridad portuaria es que este viernes 9 de febrero llegará a la “Gibraltar Bay” (la Bahía de Algeciras, para España) el ‘HMS Queen Elizabeth’. Este buque pasará el fin de semana en la zona, ya que su partida está fijada para el lunes 12.

Las escalas de barcos de guerra británicos -y aún más de submarinos nucleares- en Gibraltar suelen provocar quejas de España, ya que las considera gestos no amistosos del Reino Unido en el marco del contencioso que mantienen ambos países por la soberanía del peñón.

La llegada de este portaaviones va a movilizar a las fuerzas marítimas del Peñón: la Gibraltar Defence Police, el Royal Navy Gibraltar Squadron y la Royal Gibraltar Police se encargarán de escoltar al ‘HMS Queen Elizabeth’ cuando entre en lo que las autoridades británicas consideran “aguas territoriales británicas de Gibraltar”, pero que España no reconoce porque no se contemplan en el Tratado de Utrech.

Estos otros barcos formarán una zona de exclusión en 500 metros alrededor del portaaviones de la armada británica. Así lo han avisado a todos los barcos del puerto de Gibraltar, para que no entorpezcan el camino del buque y de sus escoltas: quien incumpla la orden será intimado a alejarse.

ECD ya adelantó en noviembre de 2016 que los planes del gobierno del Reino Unido era que el nuevo portaaviones insignia de su armada, con el nombre de la reina Isabel II, recalara en Gibraltar entre noviembre de 2017 y la Semana Santa de 2018, por lo que se va a cumplir ese plazo.

El ministro principal de la roca, Fabian Picardo, insistió en la visita del ‘HMS Queen Elizabeth’ como forma de respaldo desde el Reino Unido a su soberanía sobre Gibraltar y también para mostrar músculo militar y naval frente a España.

Eso sí, lo más probable es que por su gran tamaño -280 metros de eslora y un calado de once metros- no llegue a ser amarrado en puerto, sino que eche el ancla este fin de semana en aguas cercanas al Peñón.

La protección de los barcos de escolta es algo habitual cuando llegan grandes buques de guerra a puerto. No hay que olvidar que barcos de la US Navy han sufrido a lo largo de los años ataques y atentados con explosivos por parte de terroristas yihadistas en el golfo de Adén, por ejemplo.


Fuente: Elconfidencial

Una marinera de la Operación Atalanta golpeó a una cabo para forzar su vuelta a España

El pasado mes El Confidencial Digital publicaba la sentencia que condenaba a un sargento a dos años de prisión militar por intentar sabotear un buque de la Armada y evitar así que fuese destinado a la Operación Atalanta en aguas del Índico.

Ahora la sala militar del Tribunal Supremo ha confirmado la condena a cinco meses de prisión a una marinera por un delito de “insulto a superior” en su modalidad de maltrato de obra, penado en el artículo 99.3. Los hechos también ocurrieron en un buque comisionado a la Operación Atalanta, la fragata F-82 ‘Victoria’.

En este caso, la marinera se encontraba navegando a bordo del buque por aguas del Índico. Los hechos relatados en la sentencia judicial, que se remontan al año 2015, consideran probado que la militar esperó a una cabo en el sollado femenino de marinería, y cuando esta llegó tras terminar su turno le dijo que tenían que “hablar”.

Ambas se dirigieron a una sala de estar, donde de pronto la marinera agarró por el pelo a la cabo y la zarandeó, cayendo ambas al suelo. Los gritos alertaron a otros compañeros, que llegaron al lugar y comprobaron que ambas estaban forcejeando. La pelea continuó hasta que ambas fueron separadas.

“Me quiero ir a España”

Un compañero que se había llevado de la estancia a la marinera le preguntó que qué había ocurrido, respondiendo esta que “se me ha ido la cabeza, me quiero ir a España”. Los hechos fueron puestos en conocimiento del Comandante de la Guardia  en el Centro de Información y Combate (CIC), que acudió a interrogar a la marinera. Su respuesta fue parecida: quería volver a España y que necesitaba agredir a la cabo o “tirarse por la borda.”

Casi un mes después, la marinera fue repatriada a España en un vuelo militar desde Djibouti. Ya en España, al incoarse las diligencias previas del expediente, la marinera relató que había sido agredida previamente por la cabo durante una escala en Creta, aunque fue esta la primera vez que hizo referencia a la supuesta agresión.

Recientemente, el Tribunal Supremo ha confirmado la condena  a cinco meses de prisión, rechazando el recurso de casación interpuesto por su defensa.


Fuente: Elconfidencial

Seis millones de euros para mantener las piscinas del Ejército de Tierra

Son, en total, 102 piscinas dependientes de la Dirección de Asistencia al Personal del Ejército de Tierra.  Se acaba de formalizar la adjudicación del último lote, correspondiente a Galicia, Castilla Y León y La Rioja, a la empresa Eulen.

En total, el acuerdo tiene un valor de 6,7 millones de euros, repartidos en dos años más uno prorrogable si así lo deciden ambas partes. Los adjudicatarios prestarán el servicio de limpieza diaria de las instalaciones, regulación de la calidad del agua, colocación de tumbonas, mantenimiento de máquinas, socorrismo y atención sanitaria.

También se incluye en el acuerdo marco firmado por la DIAPER la posibilidad de contratar servicios de actividades acuáticas, como clases de natación para bebés o escolares, matronatación o natación terapéutica.

El contrato establece una apertura diaria de al menos 9 horas por jornada, de lunes a domingo. En el caso de las piscinas climatizadas se mantendrán abiertas 365 días al año, mientras que para las que se encuentran al aire libre se establece un periodo de 14 semanas entre junio y septiembre.


Fuente: Elconfidencial

Task Force 355

 

Para empezar, el “Task Force 355”, esto es, el equipo que debería dirigir los trabajos encaminados a alcanzar dicho objetivo de fuerza, debería estar encabezado directamente por el Secretario de Marina, el Jefe de Operaciones Navales y el Comandante del Cuerpo de Marines, o bien por el Subsecretario de Marina y los vicejefes de servicio. El objetivo no puede ser otro que planificar la composición de dicha flota de 355 buques y después, dedicarse a supervisar su ejecución. Sin ese control de alto nivel, es estúpido creer que se cumplirá con las medidas acordadas.

La tecera evolución de los destructores de la clase Arleight Burke contará con notables mejoras respecto a sus predecesores, a la vez que supone un interesante ahorro al aprovechar una plataforma en servicio en lugar de desarrollar el defenestrado CG(X) que debería haber sustituido a los cruceros de la clase Ticonderoga. Imagen - USNI
La tecera evolución de los destructores de la clase Arleight Burke contará con notables mejoras respecto a sus predecesores, a la vez que supone un interesante ahorro al aprovechar una plataforma en servicio en lugar de desarrollar el defenestrado CG(X) que debería haber sustituido a los cruceros de la clase Ticonderoga. Imagen – USNI

La entrada Task Force 355 aparece primero en .


Fuente: Ejercitos.org

La Operación Barbarroja y sus mitos

En el 22 de junio de 1941 se produjo un hecho de armas tan grande en sí mismo como lo fueron posteriormente las consecuencias que se derivaron de él. Se trataba del Unternehmen “Barbarossa” (Operación Barbarroja), o la campaña de invasión de la Unión Soviética llevada a cabo por el Tercer Reich. Cuando uno hace un análisis, incluso superficial, de la escala de la batalla del este de Europa entre los años 1941 y 1945, no tiene más remedio que preguntarse sobre el “porqué” y el “cómo”. Vamos a responder a estas preguntas y concluir cómo esta campaña y sus consecuencias han quedado eclipsadas por “toneladas” de información no contrastada, escrita tras el devastador conflicto llamado Segunda Guerra Mundial.

Como consecuencia de la Guerra Fría, en la que los entonces rivales habían sido antiguos aliados contra la Alemania nacionalsocialista, el mundo perdió la posibilidad de conocer en profundidad este hecho de armas decisivo, que indudablemente decidió la Guerra Mundial en Europa. El “porqué” de la Operación “Barbarroja” ha quedado sumido en una neblina de propaganda en un primer momento y de gran desconocimiento posteriormente, que la explica como el producto de un acto psicótico del hombre más odiado de la Historia, Adolf Hitler.

Sobre el “cómo” se realizó con un ejército de más de 3 millones de combatientes (no sólo alemanes), al no entenderse bien el porqué, las operaciones, la estrategia, la táctica, y los objetivos de la operación han sido tachados de irracionales, poco más o menos. Es decir, la guerra en el Este se recuerda en nuestros días como una guerra tan devastadora como carente de sentido. No debe el lector pensar que el autor de estas líneas pretende justificar tamaña debacle, sino, al margen de consideraciones éticas o morales, explicar algo del “porqué” y el “cómo”. Pasemos a entenderla y a desmontar los mitos que la envuelven.

 

 *

 

Mito primero, ¿una campaña sin objetivo?

La declaración de guerra de Gran Bretaña y Francia a Alemania tras el Fall Weiss (invasión de Polonia), abrió un frente de lucha no deseado y temido por el Führer alemán. Volver a las trincheras después de la Gran Guerra no era en realidad su deseo. Su “guerra” estaba ya bien decidida desde el momento en que escribió su ideario político “Mein Kampf” (“Mi Lucha”) en los años 20. La batalla en el este europeo estaba predestinada, en su visión, para un pueblo, el germano, en su mayor parte habitando en el mermado estado alemán tras la Primera Guerra Mundial. Pero el pueblo alemán también había quedado disperso por otras áreas centroeuropeas que habían sido incorporadas forzosamente a otros estados.

La doctrina hitleriana, el nacional-socialismo, a diferencia del socialismo soviético, era una doctrina de ámbito nacionalista y no internacionalista y aspiraba a la reunificación de todos estos pueblos y territorios dispersos a los que me refiero. Con un censo de más de 70 millones de germano-hablantes, el dictador alemán estimó que la única vía para la supervivencia futura de tal masa humana, racial y culturalmente homogénea, no era otra que la expansión de su territorio. A esto se refirió con el término Lebensraum o espacio vital. En el mismo momento de la definición de este concepto se pusieron los cimientos del futuro conflicto contra la Unión Soviética.

Mapa de Unternehmen “Barbarossa”
Mapa de Unternehmen “Barbarossa”

 

 

Mito segundo, el exótico frente ruso

La propaganda de guerra en forma de literatura, cine y otras en los años del conflicto (1939-1945) y todas las miles de obras con más rigor escritas, sin el contrapunto de aquellas publicadas tras el Telón de Acero, han calado de tal forma en Occidente que han desvirtuado la Operación “Barbarroja” y toda la posterior campaña en el este hasta la toma de Berlin por los soviéticos Zhukov y Koniev en mayo de 1945. La imagen de este teatro de operaciones  ha trascendido en forma de una especie de campaña cruel y exótica, pero de consecuencias menores en el devenir de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Esta imagen es tan incorrecta como injusta.

En el mundo actual, donde el constante bombardeo informativo crea corrientes de pensamiento desvirtuadas, (con intención o sin ella), reconocemos a los aliados occidentales (principalmente los EE.UU. y Gran Bretaña) como los actores principales de la derrota de Adolf Hitler y su régimen nacional-socialista. Pero si profundizamos y vamos más allá de los atractivos y divertimentos de la “historia hollywoodiense”, hallamos otros datos y cifras aplastantes. La Segunda Guerra Mundial le costó a los EE.UU. (en todos los teatros de operaciones) menos de medio millón de hombres. Los soviéticos perdieron una cifra tan astronómica como difícil de calcular. Sobrepasa los 20 millones, de ellos posiblemente unos 15 millones de civiles.

Es en los campos de batalla de la Europa oriental, desde las puertas de Moscú, las montañas del Cáucaso y las aguas del caudaloso Volga hasta las calles de Berlín, donde la Segunda Guerra Mundial se resolvió en Europa. Y este hecho, iniciado con la operación de invasión del 22 de junio de 1941, cambió la historia del viejo continente y por consiguiente del mundo entero. Las estructuras en las que apoyamos nuestra actual civilización tienen su origen en aquellos resultados.

El lector podría preguntarse a la luz de estos párrafos “¿La entrada entonces de los EE.UU. en el conflicto no fue determinante para el teatro de operaciones europeo?” (recordemos que no fue hasta diciembre de 1941, cuando el coloso americano entró en la guerra). O preguntado de otro modo “¿Stalin se las hubiera bastado para derrotar a Hitler en solitario?”. Contestar a esto entra dentro de la historia-ficción, pero lo que es indudable es que el desarrollo de la batalla hubiera sido distinto (y nuestro actual mundo). Dejémoslo ahí.

Batalla de Stalingrado
Batalla de Stalingrado

 

 

Mito tercero, Hitler contra Stalin

En el “frente ruso” combatieron muchas naciones. La Operación Barbarroja fue una campaña multinacional liderada por el Tercer Reich, que buscaba su “espacio vital” (Lebensraum). Los objetivos esenciales de la campaña incluían la eliminación del bolchevismo y otros de carácter racial y político (como la independencia política de Ucrania, bajo control germano, entre otros). Al decir “multinacional” no me refiero a que todos los países intervinientes (Finlandia, Rumanía, Hungría, Eslovaquia, España, Croacia y tantos otros voluntarios a nivel personal) compartieron el mismo objetivo. Por ejemplo, la participación española plasmada en la División Española de Voluntarios (“División Azul”) no perseguía estos fines, ni los finlandeses, ni los rumanos, etc.

Hitler presentó al mundo la campaña como una “cruzada contra el bolchevismo” y encontró eco en muchas naciones europeas. También, mientras la campaña progresaba por tierras de la “Madre Rusia”, hubo otros miles soviéticos que se unieron: ucranianos y bálticos e incluso rusos se volvieron contra Stalin.

La entrada La Operación Barbarroja y sus mitos aparece primero en .


Fuente: Ejercitos.org

Las agresivas maniobras de los cazas rusos que han puesto en riesgo a los pilotos españoles

Las imágenes ya han dado la vuelta al mundo. Un avión EP-3 de la U.S.Navy  volaba recientemente sobre el Mar Negro en espacio aéreo internacional –aunque Rusia lo reivindica como propio- cuando fue sometido a una interceptación por parte de un caza Su-27.

Esta maniobra se lleva a cabo cuando un avión vuela en las proximidades del espacio aéreo de otro país. Es, en pocas palabras, una vigilancia de proximidad. Pero en el caso de los cazas rusos, esas vigilancias están produciéndose “demasiado de cerca” aseguran fuentes militares españolas.

El caso del EP-3 ha saltado a la luz pública después de que la U.S.Navy difundiese un vídeo grabado desde el morro del avión, en el que se ve al caza Su-27 cruzarse escasos metros por delante de la aeronave norteamericana. Una maniobra que los expertos consideran totalmente agresiva y que podría haber provocado un accidente. Estados Unidos la ha calificado oficialmente de “insegura”.

Para Rusia, en palabras de su ministro de Defensa, “Las maniobras del caza ruso realizadas el 29 de enero se correspondieron con los estándares y fueron absolutamente legales y seguras para el avión de reconocimiento estadounidense”. “Las fuerzas aeroespaciales en adelante garantizarán la seguridad de las fronteras aéreas de Rusia” concluye el comunicado.

Sin embargo, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Ejército del Aire español, esta situación “es generalizada” y afectó también a los pilotos de los Eurofighter y F-18 desplegados los últimos años en Estonia para la misión OTAN de Policía Aérea.

Según el testimonio recogido por ECD de militares que participaron en dichas operaciones, los cazas rusos “se comportan de forma agresiva e incluso suicida” cuando realizan interceptaciones a aviones de la Alianza Atlántica que patrullan la zona cercana a la frontera.

No es su forma de pilotaje. Son órdenes directas. Tienen que ser agresivos, desafiantes. En algunas ocasiones ha habido que ordenar a aparatos que abandonasen la zona y volviesen porque estaban volando en condiciones de total inseguridad y había peligro físico de accidente” asegura una fuente que vivió de cerca estos episodios. “Algún día ocurrirá una tragedia” sentencia.


Fuente: Elconfidencial