Boeing gana en Japón el primer contrato internacional para su tanquero KC-46

Boeing ha conseguido el primer cliente de exportación de su avión de suministro de combustible en vuelo KC-46. El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha adjudicado a la compañía la construcción de una unidad de este aparato para las Fuerzas Aéreas de Autodefensa de Japón por 279 millones de dólares. El acuerdo, formalizado a través de  la fórmula de Venta Militar al Extranjero, incluye un paquete de apoyo logístico.


Esta adjudicación se esperaba desde que en 2015 Boeing quedase como único competidor para el programa japonés de aviones de suministro de combustible en vuelo tras la retirada entonces del A330 MRTT de Airbus del proceso.


El KC-46 compite en el mercado internacional con el Airbus A330 MRTT. Como baza frente a la opción europea, que ya se encuentra operativa, sus desarrolladores aducen que el norteamericano resultará un avión más barato.


La venta del modelo a Japón es la primera exportación de esta aeronave que hasta el momento contaba con un único encargo local para suministrar a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, dentro de un programa que contempla hasta 179 aparatos (incluidos cuatro prototipos) por 40.000 millones de dólares y cuya primera entrega deberá producirse este año, tras varios retrasos.


Boeing ganó el programa KC-X de suministro al arma aérea de Estados Unidos a principios de 2011 después de que, como informó Infodefensa.com, la compañía apelase la primera adjudicación, que daba como ganador a un consorcio formado por EADS (actual Airbus) y Northrop Grumman. Si todas las opciones del acuerdo se ejecutan finalmente, la empresa norteamericana entregará a la defensa de su país los 179 aviones cisterna contemplados durante un periodo de diez años que concluirá en 2027.


El  KC-46A, que realizó su primer vuelo en  septiembre de 2015,  sustituirá a la flota estadounidense de KC-135 actualmente en servicio. La empresa los describe como un avión de fuselaje ancho, multipropósito, actualizado con las más avanzadas tecnologías y capaz de cumplir o exceder las necesidades de transporte de combustible, carga, pasajeros y pacientes de la Fuerza Aérea. El modelo incluye un panel de mando que contiene las pantallas digitales del 787 Dreamliner y una filosofía de diseño del control de vuelo que sitúa la tripulación al mando, en vez de permitir al ordenador limitar la maniobrabilidad en combate.


Source: Infodefensa.com

Turquía adjudica a Eurosam la definición de un sistema antiaéreo de largo alcance

Ankara ha oficializado el acuerdo al que se comprometió previamente con la compañía europea Eurosam para el desarrollo local de un nuevo sistema de aéreo defensa antimisiles. La empresa, propiedad de MBDA y Thales, se alió el pasado verano a las compañías firmas locales Aselsan y Roketsan para afianzar este proyecto que ahora ve sus primeros frutos oficiales.


Turquía ha adjudicado a las tres (Eurosam, Aselsan y Roketsan) el contrato para el estudio de definición del futuro sistema turco antiaéreo de largo alcance. El acuerdo se ha formalizado aprovechando el encuentro que el presidente francés, Emmanuel Macron, mantuvo el viernes con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan en París.


El trabajo supone la preparación del futuro contrato de desarrollo y producción del nuevo sistema de acuerdo con los requisitos operativos de la Fuerza Aérea del país.


El futuro equipamiento antiaéreo y antimisiles turco estará basado en la experiencia que Eurosam ha acumulado tras 25 años desarrollando equipos terrestres y navales en torno al misil Aster. Se trata de un producto que lleva acumulado una inversión de 11.000 millones de euros y ya presta servicio en Francia e Italia, entre “otras muchas naciones”, de acuerdo con la Eurosam. El nuevo programa, además, “será gestionado en sinergia con las evoluciones futuras de los sistemas Eurosam en Francia e Italia”, añade la fuente.


Turquía lleva años tratando de adquirir sus primeros equipos antimisiles y de defensa aérea de largo alcance, y a la vez quiere contar con un sistema propio dentro de una década. Hace dos años trascendió que para cubrir el primer objetivo el país estaba negociando con Eurosam la adquisición de sistemas SAMP/T y misiles Aster 30. La empresa reveló entonces que estaba dispuesta tanto a la fabricación conjunta con Turquía, como a asociarse con empresas locales e incluso a transferir tecnología para hacerse con el contrato.


 Eurosam, es propiedad al 66 por ciento del consorcio europeo MBDA y al 33 por ciento de la multinacional francesa Thales. A su vez, MBDA está participada en un 37,5 por ciento por la firma británica BAE Systems, en otro tanto por Airbus y en un 25 por ciento por la italiana Leonardo.


Source: Infodefensa.com

Los legionarios: “No estamos gordos”

La información de El País detallaba que la Brigada de la Legión, con base en Viator (Almería), va a implantar un Plan de Índice de Masa Corporal tras encenderse las alarmas ante el sobrepeso detectado: “La media de edad alta del personal de la Brileg, unida a un desgaste físico importante […], a una falta de medios e instalaciones que permitan realizar una preparación física diversa y motivante, y una sensación general de conformismo ante este problema del sobrepeso, de cierto arraigo social en nuestra sociedad, han sido factores que han ayudado notablemente a la propagación de este problema”.

Tras unos análisis médicos, quienes sobrepasen el nivel 27 de Índice de Masa Corporal entrará en un programa de seguimiento para adelgazar, mediante una dieta más equilibrada, ejercicio físico, analíticas, pruebas…

La noticia causó un revuelo notable, ya que las imágenes de los legionarios suelen ser las de jóvenes musculosos desfilando a paso rápido. Esta noticia contradecía la imagen de la Legión como unidad de élite del Ejército de Tierra, y provocó comentarios, bromas, chascarrillos y que otros medios -incluidos informativos de televisión, como los de Telecinco- se hicieran eco del tema.

Entre el enfado contra los medios…

El Confidencial Digital ha podido saber que esta noticia no ha sentado nada bien entre los legionarios, encuadrados en los cuatro tercios que existen actualmente: el “Don Juan de Austria” 3º de la Legión (Viator), el “Alejandro Farnesio” 4º (Ronda, Málaga), ambos integrados en la Brigada “Rey Alfonso XIII” II de la Legión (Brileg), y en el “Gran Capitán” 1º (Melilla) y “Duque de Alba” 2º (Ceuta).

Un buen número de legionarios ha utilizado sus perfiles en redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram para reaccionar contra esta polémica. No critican el plan de la Brileg para que adelgacen aquellos militares que estén por encima del peso recomendado, sino que cargan duramente contra El País y contra los otros medios que difundieron este plan.

Consideran que se está dando una imagen falsa de los legionarios para ridiculizarlos y “humillar a la Legión”. Y es que, según las distintas fuentes consultadas por ECD, se muestran tajantes: no consideran que estén gordos, y lamentan que esa es la idea que se está trasladando a los ciudadanos con esta noticia, que luego fue precisada por El País, con información oficial que indicaba que sólo el 6% de los legionarios tendrá que someterse a este plan para bajar de peso.

Muchos efectivos de la Legión están difundiendo estos días un texto, escrito por un legionario en activo, que comienza con un “Buenos días Telecinco” y una fotografía de una marcha legionaria por el campo con mochilas muy voluminosas.

En el texto, que está circulando con profusión, se critica a Telecinco y al resto de medios de comunicación: “Habláis de lo que os gusta: intentar siempre sacar un sarcasmo de un cuerpo que desde 1920 ha sido un ejemplo a seguir”. Y reclama que además de hablar de los legionarios “a dieta”, hablen “del sueldo tan precario”, de “las dificultades para ascender”, de “que se juegan la vida fuera de España en misiones”…

Son muchos los que se quejan con amargura de que no se difunda a los españoles la parte más dura de la Legión, las maniobras, el frío, el cansancio… Y se lamentan de que esa instrucción para poner a dieta a un pequeño porcentaje de sus efectivos hayan traspasado los límites de los cuarteles para ser objeto de chanzas en las redes sociales.

… y la ironía contra la “obesidad”

También otros legionarios están recuperando una frase del general Tomás Pallás Sierra, que en 1979 respondió a lo que él consideraba una campaña en contra de la Legión por parte de “parlamentarios y alcaldes de izquierda”, diciendo que “nos llaman escoria cuando no les interesamos. Cuando les interesamos, nos conceden el título de élite”.

La reacción de otros legionarios es tomarse con humor e ironía la polémica sobre su supuesto sobrepeso. Así que están publicando en sus redes sociales comentarios sobre el ejercicio que están haciendo estos días para combatir “la obesidad”, fotografías de platos de comida con raciones ínfimas como cena para reducir su sobrepeso en los próximos meses, lamentaciones de que van a tener que dejar de beber cerveza…

Fuentes internas de la Legión señalan que la situación real es que los grupos operativos de la Legión están formados por militares en perfecta forma física. Si alguno tiene más peso, aún así resiste las marchas de hasta 50 kilómetros y otras actividades de gran desgaste. Pero, en cualquier caso, apuntan que los militares que pueden estar más pasados de peso son sobre todo personal de más edad, que están destinados en destinos burocráticos de oficina o en funciones de logística, y que por lo tanto no sucede que haya legionarios “fondones” en unidades de combate.


Source: Elconfidencial

Un sargento saboteó un buque de la Armada para librarse de ir a Somalia

Los hechos se remontan a noviembre de 2014, pero no ha sido hasta hace unas semanas cuando el Tribunal Militar Territorial Primero de Madrid ha impuesto una pena de un año y diez meses al sargento. Una condena basada en los artículos 27 y 82 del Código Penal Militar, que recogen el delito de atentado contra medios o recursos de la seguridad nacional y delito contra el patrimonio.

Por aquel entonces, el sargento se encontraba destinado a bordo del patrullero de altura ‘Infanta Cristina’, empleado en el servicio de guardia. La dotación del buque se encontraba por aquellos días ultimando los preparativos para ser desplegada en aguas de Somalia y del golfo de Aden en la misión Atalanta contra la piratería.

Mientras estaba amarrado en el puerto de Cartagena para realizar labores de mantenimiento previas al despliegue, y aprovechando un turno de guardia, el suboficial aprovechó para introducir una llave de tuercas de grandes dimensiones y un punzón en los dientes de los engranajes de la reductora, un mecanismo que forma parte del sistema de transmisión del buque.

Para ocultar sus pasos, sabiendo que su actuación había quedado registrada en el sistema de videovigilancia del buque, el sargento accedió al centro de control para desatornillar el disco duro en el que se almacenan las imágenes, arrancó el módulo secuenciador de la cámara de control central y arrojó ambos dispositivos al mar.

Apenas 48 horas después, personal del buque detectó la incidencia en el sistema de video vigilancia. Tras ponerlo en conocimiento de sus superiores se ordenó una revisión completa del buque, hallándose de esta manera las herramientas introducidas entre los dientes de los engranajes para provocar una avería grave –el buque no llegó a moverse durante esos días, por lo que se evitó el daño-.

Fue el propio sargento quien confesó voluntariamente ante su superior, un día después del hallazgo, que había sido él quien había provocado el intento de sabotaje. Su objetivo, como admitió, era evitar que el buque pudiese zarpar hacia su misión y así ‘salvarse’ él mismo de ser desplegado en la misión Atalanta. 

El buque finalmente partió desde Cartagena hacia el Océano Índico el 18 de febrero de 2015, cumpliendo su misión –liberó a dos pesqueros secuestrados- durante los seis meses que estaba previsto por el mando de la Operación Atalanta.

En la pena de un año y diez meses han mediado varios atenuantes, como el de la confesión voluntaria y el de alteración psíquica.


Source: Elconfidencial