Epílogo: ¿Son los generales, incompetentes, incapaces, o simplemente, serviles?

 

Herederos de Franco: Epílogo

¿Son los generales, incompetentes, incapaces, o simplemente, serviles?

“La verdad es la verdad, dígalo Agamenón o su porquero” (Juan de Mairena)

Antonio Machado, 1936

“Los puestos de libre designación se transforman en puestos de confianza en grado máximo, sujetos a la total discrecionalidad del ministro. Este sistema hace de los generales, rehenes del partido en el poder y no servidores del Estado. Esto es lo que ocurre en los Ejércitos”

Teniente General, en la reserva, Juan Narro Romero, I Foro de la Revista Atenea, 25 de junio de 2009

Nada mas lejos de mi intenciόn comparer a Machado con Juan Narro, pero creo que la sentencia del primero, introduce adecuadamente la del segundo. De alguna forma se puede decir que todos los días 6 de enero comienza un nuevo año militar. El 6 de enero de 2010 comenzó un nuevo año para las Fuerzas Armadas, y con la celebración de la Pascua Militar, el mismo día, se inauguró un nuevo ejercicio, viniendo a ser el acto una especie de termómetro de la temperatura de la defensa nacional, como muchas veces solía ser.

*

La Pascua Militar es una celebración que antaño fue puramente castrense, una reunión del Rey, como Mando Supremo de las Fuerzas Armadas –algo que ya no es por muchas 5 estrellas que ostente-, con una representación de los tres Ejércitos, y que se ha ido convirtiendo cada vez más en un acto político, donde priman la voz del Gobierno y sus representantes. En aquella ocasiόn fue un político –por primera vez-, en este caso la ministra de Defensa, quien, en nombre de los militares, se dirigiό al Rey. No hubo exposición alguna por parte ni del JEMAD ni de ninguna autoridad militar propiamente dicha. A la Sra. Chacón le sobraban. A partir de entonces, solo hablarían los ministros.

En 2017 ha sido nuevamente otra ministra la que ha hablado, y esta vez, además de un discurso grandilocuente centrado en viejas glorias, y de entrar en temas que en España nadie conoce, entre bastidores, y casi parodiando a Adolfo Suárez, ha prometido lo que no se puede prometer. A la Sra. Cospedal también le han sobrado los militares, como no podía ser menos.

En 2010 la ministra hizo un balance del año y aventuró las acciones e intenciones políticas para 2011, llegando incluso a exigir el consenso parlamentario para la nueva Ley de Derechos y Deberes de los militares, consenso que, en ningún caso, parecía haberse buscado con los propios militares -ni siquiera con la cúpula-, que dicho sea de paso estuvo ausente una vez más. Nadie se  atreviό a decirle a la ministra, que los derechos y deberes de los militares estaban ya claramente definidos en todos los reglamentos, empezando por las Reales Ordenanzas, siguiendo por todos los manuales diversos que se estudian en todas las Academias militares, y acabando en el propio Código de Justicia Militar, y que la citada Ley de Derechos y Deberes debería, sin duda,  referirse  major a los políticos que están ciertamente muy necesitados de que se los recuerden. Un discurso de la ministra que no fue sino un síntoma más de la politización de las Fuerzas Armadas lograda por parte del gobierno socialista del Sr. Zapatero.

María Dolores de Cospedal preside la toma de posesión del nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Fernando Alejandre Martínez

María Dolores de Cospedal preside la toma de posesión del nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Fernando Alejandre Martínez. Fuente: Ministerio de Defensa

Este peligroso proceso fue acelerado ya en su día por Bono y Alonso con el cese de algún que otro general como prueba de fuerza -pero no comenzó con ellos, sino que empezó ya en 1975, y en un claro intento a lo largo de los diversos gobiernos de aplicar la “sintonía” política a los  mandos militares. De ahí el triunfo de los generales y almirantes “políticos”, vinculados hoy al PP, y antes  al PSOE, y basta ver el servilismo exhibido entonces por el General Sanz Roldán o por el Almirante Torrente. Y la saga continúa.

Forma parte del proceso natural de las sociedades democráticas que el poder político tenga la última palabra a la hora de decidir sobre la elección de los cargos militares, y asigne éstos a quienes merezcan su plena confianza, pero esta confianza debería fundamentarse en las capacidades militares de los mandos y no en otras “cualidades”. Toda la cúpula militar, así como su credibilidad y confianza, es un referente para los ciudadanos de uniforme o no. ¿Qué pensaban los militares-y los civiles- del entonces JEMAD –General Rodríguez-, que no entraba en el debate sobre la naturaleza de la misión de los efectivos españoles en Afganistán, y que afirmaba que hay que regresar cuanto antes de aquel país, aunque al mismo tiempo estuviera de acuerdo en enviar más soldados, sin equiparlos debidamente, y que respondió con evasivas ante cuestiones delicadas como el secuestro, y fiasco, del atunero Alakrana?

No se pide que los generales entren en disquisiciones políticas que, por lógica, corresponden a los políticos, ni que lancen críticas contra la máxima autoridad civil, pero ciertamente cabe esperar algo más del que se configura como principal asesor militar del Gobierno – y cabeza del EMAD-, el último escalón en el proceso de toma de decisiones de carácter operativo,  dentro de la organización militar, así como del resto de integrantes de la cúpula, cada uno responsable de su ejército respectivo.

Con este panorama, con falsas promesas y politización creciente, con los recursos interpuestos contra la Ley de la Carrera Militar, con el escaso presupuesto de Defensa, y con la celebración de la fiesta de la Pascua Militar se inauguró 2010 para las Fuerzas Armadas. Y solo cabe concluir que estas fuerzas serían cada vez menos fuerzas y menos armadas, gracias principalmente a su cúpula de mando, totalmente pasiva e incapaz. Al final solo fueron bonitas palabras, totalmente huecas, y vacías de todo contenido real y práctico, y que, sorprendentemente, nadie discutió ni puso en tela de juicio.

Durante 2010 las Fuerzas Armadas sufrieron  varias afrentas –como siempre toleradas por sus propios mandos superiores, y en especial por la cúpula militar -, y así la realidad hoy es que el poder político está incrustado en la cadena de mando militar, y en consecuencia, es un hecho su intervención legal de manera imperativa en cuestiones organizativas, técnicas y hasta de régimen interior o de vida, que debieran ser de índole exclusivo de los Ejércitos, circunstancia ésta que seguramente no resistiría un análisis comparativo con la mayoría de las fuerzas armadas de los países aliados de nuestro entorno.

En las Fuerzas Armadas españolas, poco o nada queda ya fuera de la decisión de los políticos de turno. El Régimen Interior, tanto de carácter ordinario como extraordinario, y la Enseñanza Militar, piezas básicas de la institución militar, han sufrido y sufren hoy el permanente libre albedrío de los políticos, de manera legal, claro está, pero con el riesgo de mermar las capacidades físicas, intelectuales y morales en las que deben asentarse la cohesión y la eficacia operativa de los ejércitos. A todo ello consienten los generales.

Fuente: Ejercitos.org

Helicentro Perú reparará el Mi-17-1B de la Fuerza Aérea del Perú accidentado en el VRAEM

La empresa Helicópteros del Centro SAC (Helicentro Perú) se encargará, tras su nombramiento en función de la póliza de seguro vigente, de la reparación del helicóptero MI-17-1B Hip H de la Fuerza Aérea del Perú que se accidentó el pasado 17 de noviembre en el curso de un vuelo a Mazamari. Como informamos en defensa.com, la aeronave, matrícula FAP 614, sufrió  poco después de despegar un percance lo que obligó al piloto a realizar un aterrizaje de emergencia en las inmediaciones de la localidad de Canayre (Huanta, Ayacucho) en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).


Fuente: Defensa.com

Mantenimiento en la CIAC de uno de los 737-400F de la Fuerza Aérea de Colombia

La Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC) llevará a cabo los trabajos de mantenimiento del avión de carga y transporte Boeing 737-400F  de la Fuerza Aérea colombiana, matrícula 1209, que arribó a Colombia en julio del 2013,  adquirido junto a otra aeronave del mismo modelo, recibida  en abril de ese mismo año, a la empresa estadounidense ARR Corp. por un monto superior a los 31 millones de dólares.


Fuente: Defensa.com

La DGAM entrega un nuevo Super Puma al Ejército del Aire

La renovación del material SAR del Ejército del Aire, que gestiona una oficina de programa de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material), llega teóricamente a su fin con el acta de entrega de un tercer Airbus Helicopter AS332C1e. Sin embargo, la entrega de la tercera aeronave, enmarcada en el programa de reequipamiento de las capacidades SAR (Search and Rescue) en ala rotatoria al 802 Escuadrón, que opera desde la Base Aérea de Gando (Gran Canaria) y que se producía el 9 de febrero en la planta de Albacete de Airbus Helicopters, no sería la última del programa.


Fuente: Defensa.com

El Grupo de Escuelas de Matacán recibe el Sistema Remotamente Tripulado Tucán

La Escuela de Sistemas Aéreos No Tripulados del Grupo de Escuelas de Matacán (GRUEMA) recibió dos unidades del Sistema Remotamente Tripulado (RPAS) ‘Tucán’, desarrollado por la empresa SCR, fruto del programa ‘RAPAZ’ de la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa. El Tucán es un RPAS con un peso inferior a los 5 kilogramos y una envergadura de 2,73 metros.


Fuente: Defensa.com

Bélgica despliega dos NH90 en Mali

El Componente Aéreo de las Fuerzas Armadas de Bélgica acaba de enviar dos de sus helicópteros NH90 al Sahel para integrarse en la misión de la ONU que opera en el problemático Mali. La Base Aérea de Beauvechain, en el centro de Bélgica, fue escenario el pasado 5 de febrero del embarque de los NH90 a bordo de un gigantesco transporte Antonov An-124 de la compañía rusa Volga Dnepr.


Fuente: Defensa.com

La estrategia secreta de Pablo Iglesias para convertir a Julio Rodríguez en alcalde de Madrid

Aún queda por hacerlo oficial, en Podemos ya dan por hecho que Manuela Carmena aceptará el reto de presentarse como candidata al Ayuntamiento de Madrid en las elecciones municipales de 2019.

La dirección del partido, con Pablo Iglesias a la cabeza, lleva meses dialogando con la alcaldesa, que mostraba dudas sobre optar a la reelección, principalmente por su edad. Tiene 74 años y, de presentarse y ganar, finalizaría mandato al borde de los 80 años. Pero el ‘no’ que daba la alcaldesa cuando se le preguntaba si pensaba optar a una segunda legislatura se ha suavizado decisivamente.

Un mandato corto

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes bien situadas en Podemos, Pablo Iglesias ha planteado a Carmena un mandato corto, de dos años. Con ello, aprovecharía su tirón actual para ganar las elecciones y después preparar su relevo desde dentro del ayuntamiento, aplicado a mitad del mandato.

Esa estrategia la llaman en Podemos ‘hacer un Gallardón’, porque recuerda lo que ocurrió con él cuando era alcalde de Madrid: Rajoy le llamó para ocuparse del Ministerio de Justicia, y tomó el mando del consistorio la número dos de la lista, Ana Botella.

El plan se centra en repetir lo mismo. Por eso, tan importante es para la dirección de Podemos la elección de la número uno como la del número dos. Quien ocupe ese puesto, destinado a convertirse en alcalde de Madrid, debe ser de la total confianza de Pablo Iglesias.

El ex JEMAD Julio Rodríguez

Pablo Iglesias lo tiene claro: el número dos de la lista por Madrid debe ser Julio Rodríguez. El ex JEMAD es una apuesta personal del líder de Podemos, que no ha tirado la toalla pese a los fuertes reveses cosechados como candidato por Zaragoza y Almería.

Rodríguez no fue capaz de obtener un puesto para el Congreso en Zaragoza, donde concurrió en el número dos. Lo intentó posteriormente por Almería, tras un amago de dejar la política que contó ECD, y tampoco lo consiguió: Podemos esperaba sacar dos escaños en esa provincia y se quedó en cero.

El caso de Julio Rodríguez en Almería fue ampliamente estudiado y reflexionado por la cúpula de Podemos y por Pablo Iglesias. Tal como contó ECD, se achacó el fracaso al “boicot” al candidato protagonizado por los sectores más críticos de Izquierda Unida.

La lección de Almería

Los críticos consideraban que el ex JEMAD, no sólo que era un paracaidista, alguien sin arraigo alguno en la provincia, sino que también le castigó su fama de “general de la OTAN”, en una circunscripción de gran tradición antimilitarista. De nada sirvió el apoyo explicito de una figura como Julio Anguita.

La conclusión final y la moraleja extraída de este ha marcado la estrategia actual que la dirección de Podemos ha marcado a Julio Rodríguez en Madrid: tiene ganarse a los sectores críticos de forma discreta y antes de ‘ser alguien’. Y más en concreto antes de figurar en unas listas.

Ganarse fama de conciliador

Según desvelan las fuentes de Podemos consultadas, Iglesias y Rodríguez han trazado un plan para que el ex JEMAD gane una fama de “conciliador y dialogante” en sectores como los anticapitalistas, cada vez más alejados de la línea vertebral de la formación morada.

Rodríguez se ha reunido ya, discretamente, con todos los concejales de Ahora Madrid. Con todos los críticos también. Tiene plenos poderes por parte de la dirección de Podemos para realizar concesiones a los frentes opositores y obtener así su apoyo. De esta manera, Pablo Iglesias quiere garantizar que su presencia en las listas municipales no irá acompañada de críticas de esos sectores.

También ha mantenido contactos con los ‘amigos’. Entre enero y febrero, Julio Rodríguez se ha reunido con cuatro círculos de Podemos de la capital, con la promesa de recoger ideas y propuestas que presentará, en nombre de las bases, para la elaboración del programa político municipal de cara a las elecciones de 2019.

“Hugo Chávez también era militar”

Uno de los apoyos que no ha perdido el ex JEMAD es el del antiguo líder de Izquierda Unida Julio Anguita.

El ex dirigente comunista compartió con Rodríguez un acto sobre militares progresistas, en el que le definió como un militar de “brillante hoja de servicio” y dijo cosas como que Hugo Chávez “también era militar”. Un comentario que ha sido muy criticado en algunos sectores de Podemos.


Fuente: Elconfidencial